miércoles, 18 de agosto de 2010

Corazón dormido

 El cigarro se consume solo encima de una pequeña mesa situada frente a sus pies, a un paso del sofá; el humo blanco resquebraja el aire poco a poco, desapareciendo, esparciéndose... como si segundos antes no hubiera estado ahí. 

Y ahí sale de nuevo la línea blanca.

 Tirado en ese sofá marrón oscuro situado en medio del desaliñado salón, él se refugia entre sus propias grietas, se evapora de la realidad buscando sus recovecos, con la mirada perdida en el humo blanco. Sus fantasmas lo dejan y lo rescatan de la realidad, como si segundos antes no hubiera nada más allá de sus inquietudes, o más allá de su salón. Así de fácil.

La habitación está oscura; en unas cuantas horas anochecerá. Fuera empieza a llover.
 
*

El rayo cae lejos pero grita fuerte, la ciudad se moja, hoy ya no saldrá el Sol.

*

El coche está lejos, sus zapatos, resbaladizos, y sabe, aunque no quiera reconocerlo, que su hogar estará frío y oscuro cuando llegue; pero, dónde, cuándo, por qué... un pie se adelanta a la respuesta y el impulso la hace correr hasta llegar a la puerta del coche, queda totalmente empapada, llena de unas repentinas e increíbles ganas de llorar.

Está atrapada entre cuatro muros de un material confuso que ella misma ha construido con mucho esfuerzo, pero la lluvia y su mágica nostalgia... aún es capaz de filtrar un pedazo de melancolía y contagiarla. Y ahí va, el impulso que abre la puerta del coche y, de nuevo, intenta librarla de sí misma. Pero la nube de nostalgia no se rendirá ahora que ha conseguido salir a flote; formará pensamientos dentro de poco, recuerdos o quizás esas certezas demasiado claras que ella misma intenta ocultar.

Las gotas de lluvia chocan contra el automóvil, el efecto desde dentro es aplastante, el sonido se intensifican al choca contra todo el coche; su nostalgia la devora a pasos veloces y no hay un motivo, son muchos los pedazos rotos.

Su mano de uñas pintadas, veloz y triunfal, baja la guantera y el espejito muestra a una mujer morena, chata, con ojeras incrustadas en lo que antaño fueron unos grandes ojos verdes; ella ladea un poco la cabeza, no le gusta lo que ve, así que abre el salpicadero del coche y esparce todo el arsenal del que dispone para cubrirse. ¡Ya tiene un pensamiento en el que focalizar su atención! La nostalgia, esa gran ignorada, parece que va muriendo.

Primero el peine deja libre su pelo y el reflejo cambia, las ondulaciones negras rodean su rostro...  “esto está mejor”. Al peine le siguió la pintura color marrón que esparció por toda su cara y parte del cuello, brochazo tras brochazo cubrió hasta sus ojeras. Sus manos, delicadas, esparcían por aquel rostro un poco de aquellos sueños que se le escapaban, o quizás se habían fugado hacía ya mucho tiempo y ella no quería verlo. Con toda la ternura que podía reunir en aquellos momentos, cubrió las grietas que encontró. El toque final llegó con el carmín; delicado y seductor, se esparció por sus labios asimétricos, el superior era fino y estrecho, como su vida, pero el inferior era carnoso, era jugoso, invitaba a darle un bocado...

Cubierto su luto, quedó olvidado. Aquella lluvia ya no tenía poder sobre su vida, que aunque despedazada aún podía cubrirse con falsas pinturas. 

Acaba de matar su melancolía sin dejarla emitir esa canción triste que quizás le diera esas lágrimas que necesita. Tiene el corazón amordazado y anestesiado.

En la mesa de cristal, el cigarrillo se ha consumido por completo, él carece de impulsos que lo saquen de sus rincones; tirado en el sofá se pregunta hasta dónde llegará ese absurdo engaño, “todo murió antes de haber empezado” y sin embargo allí está, quieto, con ese miedo que paraliza su corazón, no va a hacer absolutamente nada. “Si nunca comenzó ¿Quién me devolverá esos 25 años perdidos?”, no volverán, lo sabe pero el pensamiento más lúcido es el que ahora cruzará su mente... “¿Quiero recuperaros?”

Él sonríe, cínico, incluso burlón, su vida está acabada, atada y rematada en un hogar sin calor que poco a poco lo ha consumido todo aun sin fuego. Y él... no ha hecho nada por evitarlo, ha enmudecido, su voluntad ha quedado sorda, ciega y mutilada, él se ha quedado congelado. Sólo quedan ya sus pensamientos, aislados del resto del mundo.


*

Él no lo sabe pero está perdido, y ella... ella tampoco lo sabe pero está muy sola.

*

La noche se cierra por completo; él, ensimismado, miraba la línea de humo que se quebraba mientras el cigarrillo iba menguando. Nunca hubo recuerdos en los que pensar, así que ni siquiera se esfuerza en rellenar esos vacíos... “es el último paquete, la noche será larga, imposible de soportar sin nicotina” pero la puerta de casa se abre y le siguen unos tacones.

Ella llega y lo primero que hace es encender la luz, nada más lejos de la realidad, todo queda a oscura; ya no queda ningún lugar que los ilumine.

- ¿Ya has llegado? No te había visto... te eché muchísimo de menos hoy.- Miente, sin saber por qué, pero miente, o quizás no, quizás sí que notó su falta porque es la única persona con la que comparte su vida desde hace mucho tiempo.

Él sonríe, se levanta del sofá, se acerca a su mujer y le da un beso en la frente lleno de cariño. Quiere gritar pero no lo hace, quiere correr pero no lo hace, quiere querer pero no la quiere.

- Estás preciosa hoy ¿Qué te has hecho?.- es sincero, ella es una mujer muy hermosa aunque sus ojos no brillaron nunca.

- Nada nuevo.- sonríe con sus labios rojos, nadie ha aceptado la invitación a darles un bocado.

Él, con la fuerza que le dan esos fantasmas que lo han estado acosando toda la tarde, le da un abrazo a ella que es inmediatamente correspondido. Sus corazones no se aceleran, ambos órganos rojos duermen, sólo hay ternura, sólo hay cariño ahí adentro. 

“¿Hay algo ahí? ¡Por favor que salga ya!” piensa el hombre acongojado, la mujer no piensa nada, ni siquiera lo gratificante que debería ser abrazar a un ser querido, no, querido no, amado es la palabra. El abrazo se deshace en un momento, no se miran ¿deberían?

Él se marcha a buscar tabaco, ella se dirige a encender los radiadores de la casa.

2 gota(s) de lluvia ha(n) caido**:

Marcos Callau dijo...

Me ha gustado mucho. Tu manera de trasmitir sensaciones es estupenda, muy gráfica. Tengo n problema con tu blog y es que no salen las actualizaciones en el enlace que tengo puesto en el mío. De cualquier forma seguiré accediendo para ver cuándo actualizas, es un placer leerte mientras se escucha la luvia de fondo.

¢яóni¢aѕ ∂є ∂ías ℓℓuvioѕoѕ dijo...

Siempre soy así de gráfica, y resulta bastante dificil porque en mi mente la iimagen es clara, cada color, cada objeto, y describirlo todo a veces se hace imposible.
¡Muchisimas gracias por valorar lo que hago!

Vuelve para mirar y escuchar la lluvia siempre que quieras. =)

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails

¿Me sigues?

- ¿Podrías escribir en paz?
- Muñeca, nadie que escriba algo que merezca la pena puede escribir en paz.
(Charles Bukowski, Barfly )

Lo más visto

París

París
París, ella, y un par de días es todo lo que necesito. Nunca entenderé cómo, ni por qué pero ella lo consigue, consigue pegar los pedazos, sin preguntas, sin quejas, sin compasión; su risa siempre dispuesta a contagiarme; sus ojos atentos, negros, expectante, observándome, como si nada más existiera; sus labios, susurrantes, carnosos, rosados, me muerden, me besan, me arrastran; su cuerpo tibio, acompañándome, sobre mí, a mi lado, a unos pasos, nunca demasiado lejos; su viola, gritando a altas horas de la madrugada; su piso, situado en La Rue de la Harpe, pequeño, tan pequeño que no tiene puertas, nada más entrar, la cocina a la izquierda y el salón también, el ventanal, la pared, una cornisa a la izquierda y la habitación, el cuarto de baño y la ducha parecen un armario empotrado más… era minúsculo la primera vez que entré, con ella tomada de la mano; pero ahora, ahora es inmenso, o al menos así me lo parece. ~~~~PARA LEER EL EL RESTO DE LA HISTORIA click EN LA FOTOGRAFÍA
"En su texto, el escritor levanta su hogar. Así como acarrea papeles, libros, lápices y documentos de cuarto en cuarto, así crea el mismo desorden en sus pensamientos. Éstos se vuelven muebles en los que se sumerge, contento o irritable. Los golpea con afecto, los gasta, los mezcla, reacomoda, arruina. Para quien ya no tiene patria, el escribir se transforma en un lugar donde vivir."
(Th. W. Adorno, Minima Moralia. Reflexiones desde la vida dañada)
Mi foto
Estefanía V. G.
Ver todo mi perfil

ℓℓuéveme





~*~



grαciαѕ
ρσr
αѕєѕinαr
єℓ
тiєmρσ
¢σnmigσ



~*~



©

Creative Commons License

Crónicas de días lluviosos is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 España License.

Based on a work at
cronicasdediaslluviosos.
blogspot.com


~~~~~~~~~~~~

Buscar

~ єиℓαzα мι ℓℓuvια ~

¢яóni¢aѕ ∂є ∂ías ℓℓuvioѕoѕ

Code:

Tormentas y nubarrones grises

Nubes que me acompañan

Google+ Followers

RELATO PREMIADO:


"De repente me he vuelto pequeñita, tanto que un soplido podría romperme; pero ese soplo nunca llega porque él nunca respira, nunca duerme, nunca escucha; es como un centinela, sabe que sus cosas – las “cosas” de su propiedad - no se moverán. Yo… tampoco me moveré, permaneceré aquí callada, encerrada, con las ventanas y las puertas abiertas."

Para leer el relato completo: AQUI

Relámpagos

By www.rainymood.com:

Rainy Mood Website Design Copyrigth (Creative Commons) 2010 All rights Reserved. Audio Includes Samples by Rhumphires & Reinsamba