lunes, 29 de noviembre de 2010

Ahora

Cruza sus piernas, con el codo apoyado en la mesa, su mirada soberbia, sus hombros perfectos, erguidos, morenos, manchados de algunas pecas furtivas que pueblan su piel, orgullosas de su portadora, de su ama.

Absorbe lentamente el filtro del cigarrillo, sus labios rojos, carnosos, brillantes… sus labios… esos labios… tan… tan… se cierran, aspira y sus abundantes pechos, aprisionados dentro de la escotada blusa se yerguen más y más. No pienso, las ideas corretean por mi mente, quiero… quiero besarla. Quiero sorber el humo de sus pulmones, quiero tocarla. Sus ojos negros me atraviesan, sabe exactamente lo que estoy pensando, sabe que me tiene a su merced. Sonríe, toda ella, vanidosa, y me lanza el humo del cigarrillo a la cara, regalándome los restos de un beso que no he sido capaz de darle. 

En silencio, miro la mesa de la cafetería, dos cafés solos, un cenicero con tres colillas, mías por supuesto, los cigarros que he aniquilado antes de que ella llegara, tarde, como siempre, tarde.

- Ten cuidado con lo que deseas. – Susurra divertida.

- Sólo quiero que volvamos a intentarlo… ven a casa conmigo. 

- Mi vida es mía y hago lo que quiero con ella. Prométeme que me harás feliz.

Me mira, me examina, espera, altiva, desde su pedestal, desde su podio… y yo, simple mortal, devoto; guardo silencio corriendo tras mis pensamientos, quiero uno que no haga que la Diosa se vaya, quiero un que retenga a mi Diosa. 

- Sabes que no puedo hacer semejante promesa, no quiero mentirte. – Acierto a responder sin haberlo pensado demasiado bien.

Ella me sonríe, otra calada a ese cigarrillo de filtro manchado de carmín y me lanzaré sobre ella.

- Entonces dime que nunca me dejaras. – Susurra, mientras mira distraída a las personas que van pasando por la calle. 

- Algún día me iré y tú lo sabes. Nada dura para siempre. – le contesto, un poco más seguro de mí mismo.

- Júrame que me querrás hasta el fin, que me sentiré bien en tus brazos, que me protegerás de mí misma, que no me harás llorar nunca. – El corazón me estalla en los oídos.

- ¿Yo puedo prometerte eso? – musitan mis labios, su mirada vuelve a mis ojos. - Te digo lo que pasará. Algunos días desearas no haberme conocido, otros te sentirás dichosa de que esté a tu lado; me odiarás en cada discusión, pero habrá temporadas en las que todo vaya bien y si el tiempo nos deja, algunas veces seré un simple mueble más de tu casa.

- Entonces estarás. – me sonríe el brillo de sus ojos, su expresión...

- Qué cabezota eres... Yo no soy un “para siempre”, ni “hasta el fin de los días”, yo no soy tu final feliz, no soy nada de eso.... soy un ahora, quiero un ahora, un montón de ahoras.

- Vaya birria de príncipe estás hecho.

Me respondió, apagando su cigarrillo y levantándose de la mesa. Yo me levanté, aparatoso, torpe, derramando los restos de mi café por la mesa. Aterrado, corrí tras ella. 


*

4 gota(s) de lluvia ha(n) caido**:

Marcos Callau dijo...

Estremecedor y triste final, aunque queda abierto. ¿Y si le alcanza?

Flor dijo...

que post que me hizo pensar que estaba lloviendo afuera...
me encanta tu blog!
tienes mucho por sorprender a todos!
cuantas cosas pueden pasar un dia de lluvia...
muy buena propuesta!
abrazo gigante!

Geraltson dijo...

"Ahora".La única cosa que realmente poseemos. A ver si este hombre lo ha entendido...

¢rónι¢αѕ ∂є ∂íαѕ ℓℓυνισѕσѕ dijo...

¡Marcos!

Que la alcance o no ya es elección de quién lo lea. Si la alcanzara ella se echaría a reír, y creo que le daría un beso en la mejilla… jugando de nuevo.
Un abrazo.

~~~~

Flor, me alegra mucho que te haya gustado, jajajaja…. Claro, si tenías los altavoces encendidos y de repente escuchaste truenos, ya me imagino que te asomaste a la ventana a ver si llovía y sorpresa… es mi blog.
Gracias por pasarte.

~~~~

Geraltson, justamente, el ahora es lo que importe, es lo que se necesita y lo que se tiene realmente… más allá de promesas eternas.

Gracias por pasarte.

Related Posts with Thumbnails

¿Me sigues?

- ¿Podrías escribir en paz?
- Muñeca, nadie que escriba algo que merezca la pena puede escribir en paz.
(Charles Bukowski, Barfly )

Lo más visto

París

París
París, ella, y un par de días es todo lo que necesito. Nunca entenderé cómo, ni por qué pero ella lo consigue, consigue pegar los pedazos, sin preguntas, sin quejas, sin compasión; su risa siempre dispuesta a contagiarme; sus ojos atentos, negros, expectante, observándome, como si nada más existiera; sus labios, susurrantes, carnosos, rosados, me muerden, me besan, me arrastran; su cuerpo tibio, acompañándome, sobre mí, a mi lado, a unos pasos, nunca demasiado lejos; su viola, gritando a altas horas de la madrugada; su piso, situado en La Rue de la Harpe, pequeño, tan pequeño que no tiene puertas, nada más entrar, la cocina a la izquierda y el salón también, el ventanal, la pared, una cornisa a la izquierda y la habitación, el cuarto de baño y la ducha parecen un armario empotrado más… era minúsculo la primera vez que entré, con ella tomada de la mano; pero ahora, ahora es inmenso, o al menos así me lo parece. ~~~~PARA LEER EL EL RESTO DE LA HISTORIA click EN LA FOTOGRAFÍA
"En su texto, el escritor levanta su hogar. Así como acarrea papeles, libros, lápices y documentos de cuarto en cuarto, así crea el mismo desorden en sus pensamientos. Éstos se vuelven muebles en los que se sumerge, contento o irritable. Los golpea con afecto, los gasta, los mezcla, reacomoda, arruina. Para quien ya no tiene patria, el escribir se transforma en un lugar donde vivir."
(Th. W. Adorno, Minima Moralia. Reflexiones desde la vida dañada)
Mi foto
Estefanía V. G.
Ver todo mi perfil

ℓℓuéveme





~*~



grαciαѕ
ρσr
αѕєѕinαr
єℓ
тiєmρσ
¢σnmigσ



~*~



©

Creative Commons License

Crónicas de días lluviosos is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 España License.

Based on a work at
cronicasdediaslluviosos.
blogspot.com


~~~~~~~~~~~~

Buscar

~ єиℓαzα мι ℓℓuvια ~

¢яóni¢aѕ ∂є ∂ías ℓℓuvioѕoѕ

Code:

Tormentas y nubarrones grises

Nubes que me acompañan

Google+ Followers

RELATO PREMIADO:


"De repente me he vuelto pequeñita, tanto que un soplido podría romperme; pero ese soplo nunca llega porque él nunca respira, nunca duerme, nunca escucha; es como un centinela, sabe que sus cosas – las “cosas” de su propiedad - no se moverán. Yo… tampoco me moveré, permaneceré aquí callada, encerrada, con las ventanas y las puertas abiertas."

Para leer el relato completo: AQUI

Relámpagos

By www.rainymood.com:

Rainy Mood Website Design Copyrigth (Creative Commons) 2010 All rights Reserved. Audio Includes Samples by Rhumphires & Reinsamba