jueves, 4 de noviembre de 2010

Saña




Un pensamiento, un recuerdo, una palabra, y la noche cae sobre mí, mis codiciosos y odiados fantasmas devoran el interior de mi cráneo, la claridad se esfuma y sí, he dejado de pensar, ahora sólo soy un animal sediento.

- ¡Que no quiero, joder! ¡Déjame en paz de una puta vez! ¿Cómo has podido…?

Y alargando esa última vocal me quedo sin respiración, sólo me queda rabia y furia; mi cuerpo rebosante de ira arremete, como siempre, contra el ser humano que tengo en frente. No puedo, no sé contenerme, de repente todas las quejas, todos los peros, todos los reproches, acuden a mi mente, todo, todo él quiere hacerme daño, quiere verme hundida. Y entonces soy puro fuego; la sanguinaria harpía que llevo en la sangre sale de entre mis venas dispuesta a protegerme, a saquear sus defensas y derrumbarlo. Ya no es él, ahora es un enemigo más, un invasor. Ésta ya no es mi habitación, es un campo de minas.

- ¡No! ¡No! ¡No! ¡No quiero que me toques! - Yo, apoyada en la pared, miraba sus pies mientras seguía destrozando todo lo que alguna vez tuvimos, él y yo, entre las manos.

Mis coléricas lágrimas salen al encuentro, me siento dolida, me siento traicionada, me siento indignada, todo está mal, no quiero estar con él ¿Por qué habría de estar con una persona que quiere hacerme daño? ¿Por qué? Es un monstruo sin corazón al que no le importo lo más mínimo. ¿O el monstruo soy yo? Si le importara no me diría todo eso, no lo diría ¿Lo diría yo? ¿Lo digo yo?

Hace media hora que no sé ni lo que le estoy recriminando. Mis pensamientos se crean entre mis labios, no en mi mente, y de súbito, aquí estoy yo, a voz en grito, derramando sobre él todos los reproches que se me ocurren, los más irrisorios, los más dolorosos, los de siempre, los que hace tiempo que no recordaba. Mis flechan vuelan a ciegas, no quiero mirarlo, si lo miro todo éste muro que ahora soy se derrumbará ¡No quiero! ¡Se lo merece! ¡No me harás daño! ¡Tú no!

- Al fin me miras. – Me sonríe, susurra. – Eres todo furia, mi pequeña soñadora, todo furia. No me extraña que tengas pocos amigos, no me extraña que pocas personas te soporten. – Se ríe de nuevo. – Tienes suerte, sólo se quedan las personas que te quieren de verdad, el resto enseguida se espanta y huyen despavoridos tras ver tu verdadero rostro, toda tú, furiosa, gritando como una fiera herida, soltándole alaridos a la luna. Que se vayan, que se asusten cuando te vean enfadada, así, a los que nos quedamos, nos toca más trozo de tarta.

Yo seguí llorando, las llamas se fueron y dieron paso a la tormenta de verdad, toda aquella cólera se esfumó por completo con la misma rapidez con la que llegó, y me quedé yo, sola, asustada, arrepentida, dolida, todo destruido a mí alrededor.

- ¿Es esto lo que quieres? Grítame, maldíceme, quéjate de todo… no me voy a asustar, no me voy a ir, no te voy a dejar sola. Lo sabes muy bien. Grítame cuánto quieras.

La fotografía es mía: Place du Panthéon:
El Panteón se ve a la derecha de sus gafas de sol, justo destras de mí. 
Allí descansan Voltaire, Rousseau, Émile Zola, Marie Curie,
Jean Monnet, Soufflot.... Y para mí el más importante, 
el mejor, l'unique: Víctor Hugo.

5 gota(s) de lluvia ha(n) caido**:

Zarzal dijo...

No me ha quedado claro si el daño se lo hace él a ella, o es ella la que se lo hace a sí misma. Como siempre, me falta alguna pieza del puzle. Pero debe quererla, porque para aguantar tales arranques...
Esta historia es de las que leo en tensión, como si cada palabra fuera una candente bala escupida por una metralleta. Buen trabajo.

Un beso

Anónimo dijo...

Sin duda, quien te quiera de verdad, nunca se marchara en los malos momentos, aunque estes dolida e intentes descargar tu colera sobre el,, el nunca desaparecera, tendra el poder de dar la vuelta a todo de tal manera que seas capaz de sentir rabia de tu propio enfado.
Un besote chiquitina. Yo como ya te dije hace tiempo no me marchare... aunque estemos tiempo sin hablar , aqui estoy . Se te hecha de menos pingo

Marcos Callau dijo...

Pues para mí que es eque soporta todos los gritos es el único amor verdadero que la fierecilla herida podrá encontrar. Más vale que lo cuide. un abrazo.

Felipe Sérvulo dijo...

Te leo y te dejo un abrazo.

¢rónι¢αѕ ∂є ∂íαѕ ℓℓυνισѕσѕ dijo...

Fénix, esa es justo la idea que quiere transmitir el texto, si diera todas las piezas no dejaría ninguna tarea para quién lea la historia. Infinitas gracias siempre por relatarme tu forma de vivir la historia, es el mejor regalo del mundo. Un saco de besos.


Corazón mío, cuantísimo tiempo sin verte por aquí, se te ha echado muchísimo de menos, muchísimo. Y justo esa idea era la que quería transmitir en el texto, justo esa, no importa quién sea el monstruo siempre que haya alguien que sepa que nadie lo es en realidad, o que todos podemos serlo llegado un momento. Un besote corazón, y gracias siempre por tu tiempo, siempre, siempre. Un rompemuelas =)


Marcos, no sabremos si esa fiera herida lo cuidará o no, desde luego, por lo que él responde, tiene que merecer la pena porque es ella la que no sabe cuidar ni de sí misma si trata así a las personas que la quieren. Muchas gracias por tu tiempo y tus ojos. Un abrazo.


Felipe, gracias por leerme, un abrazo para ti también.

Related Posts with Thumbnails

¿Me sigues?

- ¿Podrías escribir en paz?
- Muñeca, nadie que escriba algo que merezca la pena puede escribir en paz.
(Charles Bukowski, Barfly )

Lo más visto

París

París
París, ella, y un par de días es todo lo que necesito. Nunca entenderé cómo, ni por qué pero ella lo consigue, consigue pegar los pedazos, sin preguntas, sin quejas, sin compasión; su risa siempre dispuesta a contagiarme; sus ojos atentos, negros, expectante, observándome, como si nada más existiera; sus labios, susurrantes, carnosos, rosados, me muerden, me besan, me arrastran; su cuerpo tibio, acompañándome, sobre mí, a mi lado, a unos pasos, nunca demasiado lejos; su viola, gritando a altas horas de la madrugada; su piso, situado en La Rue de la Harpe, pequeño, tan pequeño que no tiene puertas, nada más entrar, la cocina a la izquierda y el salón también, el ventanal, la pared, una cornisa a la izquierda y la habitación, el cuarto de baño y la ducha parecen un armario empotrado más… era minúsculo la primera vez que entré, con ella tomada de la mano; pero ahora, ahora es inmenso, o al menos así me lo parece. ~~~~PARA LEER EL EL RESTO DE LA HISTORIA click EN LA FOTOGRAFÍA
"En su texto, el escritor levanta su hogar. Así como acarrea papeles, libros, lápices y documentos de cuarto en cuarto, así crea el mismo desorden en sus pensamientos. Éstos se vuelven muebles en los que se sumerge, contento o irritable. Los golpea con afecto, los gasta, los mezcla, reacomoda, arruina. Para quien ya no tiene patria, el escribir se transforma en un lugar donde vivir."
(Th. W. Adorno, Minima Moralia. Reflexiones desde la vida dañada)
Mi foto
Estefanía V. G.
Ver todo mi perfil

ℓℓuéveme





~*~



grαciαѕ
ρσr
αѕєѕinαr
єℓ
тiєmρσ
¢σnmigσ



~*~



©

Creative Commons License

Crónicas de días lluviosos is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 España License.

Based on a work at
cronicasdediaslluviosos.
blogspot.com


~~~~~~~~~~~~

Buscar

~ єиℓαzα мι ℓℓuvια ~

¢яóni¢aѕ ∂є ∂ías ℓℓuvioѕoѕ

Code:

Tormentas y nubarrones grises

Nubes que me acompañan

Google+ Followers

RELATO PREMIADO:


"De repente me he vuelto pequeñita, tanto que un soplido podría romperme; pero ese soplo nunca llega porque él nunca respira, nunca duerme, nunca escucha; es como un centinela, sabe que sus cosas – las “cosas” de su propiedad - no se moverán. Yo… tampoco me moveré, permaneceré aquí callada, encerrada, con las ventanas y las puertas abiertas."

Para leer el relato completo: AQUI

Relámpagos

By www.rainymood.com:

Rainy Mood Website Design Copyrigth (Creative Commons) 2010 All rights Reserved. Audio Includes Samples by Rhumphires & Reinsamba